Últimos temas
» ¡Reapertura!
Mar Oct 31, 2017 10:20 pm por Admin

» Personajes Canon
Mar Oct 31, 2017 10:14 pm por Admin

» Ferret || ID
Dom Oct 29, 2017 8:42 pm por Lilbub

» Mad Hatter | Wolfpaw's ID |
Sáb Oct 28, 2017 9:45 pm por Lilbub

» ~Datos de Afiliación~
Vie Oct 27, 2017 10:59 pm por Wolfpaw

» Modelo de Relaciones
Miér Oct 25, 2017 8:03 pm por Admin

» Modelo de Cronología
Miér Oct 25, 2017 8:02 pm por Admin

» Embarazos y cachorros
Miér Oct 25, 2017 7:29 pm por Admin

» 15 || Guía de Presas
Miér Oct 25, 2017 7:27 pm por Admin

» 14 || Guía para Nuevos Usuarios
Miér Oct 25, 2017 7:27 pm por Admin

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 0/5
Directorios y Recursos
Afiliados Élite 18/??
nombre del foro

Ficha de Grito de Azor (Terminada)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Grito de Azor (Terminada)

Mensaje por Grito de Azor el Vie Oct 30, 2015 3:19 am

Grito de Azor
25 Lunas
Curandero
Datos Básicos
• Explicación del Nombre:
Grito de Azor |Curandero|
Grito: Debido a la particularidad del gato de tener una voz un poco aguda, en especial en situaciones criticas.
Azor: Su primer nombre se lo puso su madre, al ver cierta similitud del pelaje del cachorro con el del ave, ademas de que quería darle nombres "fuertes" a sus crías para que no fueran como ella.

• Nombres Anteriores:
Pequeño Azor |Cachorro|
Zarpa de Azor. |Aprendiz|
Bursa |Minino Casero/Solitario|

• Género:
Masculino  ♂


• Datos Extra:
----Desconoce el paradero de su madre y hermana, y aunque ya no tiene afán alguno en buscarlas, mantiene la fe de encontrarlas algún día.

----Colecciona todo tipo de objetos que le llamen la atención (Piedras, plumas y conchas principalmente), en especial si son brillantes. En la misma colección, esconde su collar de minino casero.

----Se enamoro platonicamente de su mentora, Agua de Caléndula, nunca se lo dijo, pero sospecha que ella lo sabia. Caso aparte la Curandera murió accidentalmente cuando fue pisoteada por un equino en territorios cercanos.

----Suele arreglarse el pelaje constantemente, en especial el de la cola.

---- Prefiere no hablar de su estadía en el Poblado. Sin embargo, ha vuelto a dicho lugar una que otra vez y posiblemente tenga cuentas pendientes.

----Favoritos:
Lugar: Bosquecillo de Sauces.
Comida: Rata de agua.
Planta: Calédula.
Actividad: Exploración y abastecimiento herbolario.
Fisico

Grito de Azor es un felino de porte mediano, elegante y musculoso. Sus patas son finas y largas, con una cola igualmente prolongada en proporción a su cuerpo y bastante peluda, asemejándose un poco a la cola de una ardilla. La cabeza es más bien pequeña y triangular. Las orejas son grandes y puntiagudas. Respecto a los ojos; son grandes y ovalados, de colores verdes y tintados en algunas partes de pequeñas trazas marrones, poco perceptibles hasta que se le mira fijamente.

Posee un pelaje semilargo, fino y de textura muy sedosa; de dos colores sobre uno, puesto que los pelos que cubren su manto tienen dos coloraciones, siendo la base blanca y la punta negra, dándole entonces un pelaje tipo “humo”. Cabe destacar que debido a esta colorimetría y a las estaciones, el patrón puede cambiar, pudiéndose ver más la base blanca en la estación de la Hoja Caída, pero disimulándose esto mismo en la época de la Hoja Nueva
Personalidad

El día que te topes con este personaje, sabrás que no sera un buen día.

Narcisista, egocéntrico, pesimista, testarudo, petulante, insensible y tosco. Grito de Azor es de esas criaturas que a pesar de tener sus talentos y bondades, hace aflorar con más facilidad sus peores características, y a pesar de que el mismo sabe que es así, tampoco se molesta por cambiarlo.

Normalmente es pacífico, del tipo independiente y temperamental que prefiere tener su espacio para si mismo, pero también puede ser fácilmente visto  “disfrutando” de la compañía de otros; claro que hasta cierto punto, ya que tiende a ser muy desinteresado por las cosas que cree que le harán perder el tiempo.

Algunos dicen por ahí, que más que compararle con un azor, su madre debió compararlo con una urraca o alguna clase de perico, pues resulta ser bastante comunicativo y pocas veces se queda callado. Esto último demuestra su propia confianza  y su facilidad expresiva, así mismo su impertinencia de la que rara vez se retracta. No  es un busca pleitos, porque en batalla deja mucho que desear, pero su actitud puede hacer que parezca todo lo contrario .

Como curandero es educado, aunque se le suelta de vez en vez una que otra irreverencia, también es bastante amable, cuidadoso, inteligente y tiene su pizca de bondad, al menos con los que necesitan sus cuidados, porque a pesar de tener buenos conocimientos y de  desempeñar bastante bien su labor, su actitud resulta hasta cierto punto, contraproducente. Hay quienes se preguntan cómo este felino llego a tal cargo y esa es una de las cuestiones que es preferible no emitir, puesto que irrita enormemente al susodicho. Sin contar lo anterior, su paciencia es razonable.  

Quienes lo conocen mas íntimamente, saben que mas allá de su actitud predominantemente negativa, hay un felino dócil, cariñoso  e incluso juguetón, que disfruta de lo que hace y que sueña con hacer incluso más.

Muy resumidamente y si alguna vez el encuentro es inevitable, ten en cuenta, el pensamiento de Grito de Azor  se basa en lo que él diga, no le gusta dar explicaciones de nada, piensa que tiene la razón en todo. Tal vez con eso, se esté mejor preparado.

Historia

Ese día, también estaba nevando.

Una bella y delgada gata se enroscaba alrededor de sus recién nacidos. El parto había estado bien para una felina que bien podría ser considerada casi una veterana, era cierto que las lunas le pesaban a la madura dama que a pesar de los años aun lucia cierta jovialidad en su ser.

Danza de Pétalo era la reina con más experiencia de la maternidad, así que no le fue difícil lidiar con su ultima camada e incluso ayudar a las otras reinas. Sus tres pequeños, como todos los cachorros, eran inquietos y juguetones, no parecían tener problemas para socializar a pesar de su corta edad y de su falta de desarrollo durante los primeros cuartos de luna. Tardo un poco en darles nombres, pero necesitaba  pensarlos bien, eran sus últimos cachorros y deseaba darles nombres honorables y fuertes.

La primera y la mayor, tan blanca y pulcra como su madre, con un ojo azul y otro amarillo fue nombrada Pequeña Cambiante por ello mismo. El segundo, un macho  robusto y de cara más redondeada, junto con un pelaje marrón oscuro y de un particular dientecillo saliente en su hocico, era la viva imagen de su padre, así quela reina lo nombro como este mismo, Pequeño Dentando. Al último, el menor era un cachorro escuálido que parecía no haberse decidido si ser negro  o blanco, y  Danza de Pétalo lo nombro como el ave que un día la ataco cuando era aprendiza, pensando en que la ferocidad del nombre, ayudaría a darle fortaleza al más pequeño de la camada.

La infancia fue buena,  incluso si Pequeño Azor era el más menudo de sus hermanos, tenía la tenacidad o más bien terquedad de hacerles competencia sin importar la dificultad del los juegos con que se entretenían en esa época, la cual estuvo marcada en su mayoría, por el poco tiempo en el que podían salir de la maternidad, pues afuera la estación de la Hoja Caída arreciaba con fuerza.

Cuando el tiempo llego, el trío tuvo su ceremonia propia, donde se les dejo bajo la tutela de su respectivo mentor y donde sus nombres cambiaron  para ascender a su nuevo rango. Zarpa de Azor estuvo a cargo de un guerrero  joven, fuerte y leal,  Coletazo de Castor, quien se veía emocionado por su primer pupilo, cosa que el mismo aprendiz noto y le animo más de lo podría estar. Lástima que tan buenos momentos fueran opacados con la repentina desaparición de su madre, la reina se convertiría en veterana cuando sus hijos se volviesen aprendices ¿Pero era acaso esa la explicación para que la nívea gata dejara todo? Ni siquiera los hijos mayores, de anteriores camadas de la misma felina, pudieron responder tal pregunta; y a pesar de que los tres hermanos la buscasen, nunca lograron dar con ella.

El joven felino ahumado paso sus primeras lunas en un entrenamiento amargo. El misterio de su madre seguía latente en su mente. El guerrero viendo que su alumno parecía quedarse en el pasado, decidió no forzarlo y disminuyo sus sesiones de entrenamiento, posiblemente porque había hecho buena amistad con el más joven, prefirió ser un amigo a ser un mentor.

Uno de esos días de descanso, Zarpa de Azor volvió a salir a buscar a su madre. Sus patas le llevaron mas lejos de lo que imagino, porque logro llegar hasta un negro sendero que destilaba un aroma pútrido, allí se detuvo un momento, inseguro de pisar la plana roca, pero al final se decidió a cruzarla. La esperanza latía con fuerza en su pecho al creer que esta vez daría con Danza de Pétalo más allá del negro camino.

Ruidoso, apestoso, pero potencialmente fatal, un monstruo acorazado transitaba la vía a toda velocidad y fue solo cuando vio un bulto griseado en el camino que paró en seco. Fue un estruendosos chillido que levanto humo y olor a quemado, mientras la velocidad de la bestia mecánica mermaba hasta detenerse estrepitosamente.  Y Justo cuando parecía que el aprendiz se había salvado, una criatura sin pelo bajo del monstruo y le agarro, por supuesto, el joven gato completamente en shock no pudo hacer nada para librarse de las zarpas de los caminantes erguidos.

Bursa, como ahora le decían, portaba un bonito y raro collar que se componía de varias cuentas de tonos cerúleos, además ahora  disfrutaba de las comodidades y comida ilimitada que le ofrecían. El antes conocido Zarpa de Azor se había abandonado a si mismo, perdido entre los placeres y mimos de los Dos Patas, olvido todo lo que alguna vez fuera. Al menos hasta que cierto gato, lo encontró.

Tenía alrededor de ocho lunas cuando aquel extraño gato de manto marrón oscuro y víctima de la sarna, irrumpió en el nido de los Dos Patas una noche. No hace falta decir que cuando el joven felino vio a tal espécimen casi sin pelo, maloliente y con dientes hacia afuera, se llevo el susto de su vida, el suficiente como para hacerlo dejar el que hasta ahora había sido su hogar y terminar en las calles.

Solitario y hambriento, la dureza del ambiente y la crueldad de sus habitantes hicieron que el ahumado añorara su lugar de nacimiento, pero al no tener conocimiento del camino hacia el bosque, tuvo que sobrevivir y endurecerse como los demás gatos habían hecho. Lo que fuera para sobrevivir en la inopia de un mundo artificial.

Uno de esos días en que Bursa o Zarpa de Azor, ya ni el sabia como determinarse, buscaba entre la basura con gran asco algo que fuera comestible, se topo con quien menos imaginaria. Allí en el mugriento callejón también se hallaba su hermano, Zarpa Dentada, pero ahora este lucia mucho más grande de lo que recordaba y  con cicatrices en varias partes de su cuerpo. El menor de los hermanos temió por esto último, algo no andaba bien, pero su familiar solo se acerco a él y le dio algunos lametazos cariñosos, mientras se dilucidaba una sonrisa aliviada.  Menos mal, el prodigo se había equivocado y  la promesa de volver a donde pertenecía era brillante.

Volvió a su clan, su pariente le mostró el camino, mas este no fue con el, puesto que ya no pertenecía allí. Zarpa Dentada también había desaparecido, hacia no mucho y quizás antes, se había hecho guerrero, pero ante falsas acusaciones sobre algunos asesinatos, fue exiliado como proscrito, al menos, eso fue lo que el amarronado le había hecho entender al otro. Así que no le fue de sorprenderse que el día de su regreso, no encontrara muchas caras felices, más bien enojadas. Pero nada fue tan doloroso como el encontrarse entre tantos y tan solo, ya que también su hermana había dejado el clan.

A pesar de todo, fue admitido nuevamente y en ese entonces tenia once lunas. Pero antes que nada fue remitido con la curandera, donde fue atendido por sus heridas y demás traumas, cortesía de los callejeros y de uno que otro gato con delirios de caníbal. No obstante, para cuando estuvo lo suficientemente mejor para volver a la vida dentro del clan, retomar su entrenamiento, entre otras cosas; se encontró discriminado por los mismos miembros de su comunidad, solo Coletazo de Castor y la Curandera, Agua de Caléndula, parecían aceptarlo, esta última, por el mucho tiempo que paso con aprendiz simplemente platicando y donde vio que él no albergaba malicia alguna, solo era alguien que estaba perdido y había vuelto.

Coletazo de Castor quiso volver a retomar a su alumno, pero el compromiso con otro aprendiz y la poca disposición de los otros guerreros para ayudarlo, no se lo permitieron. Con esto, el nuevamente, Zarpa de Azor, prefirió esperar y mientras, demostrar al clan que aparte de lo que hubiera pasado con sus familiares o con el mismo, ahora quería deseaba servir bien a su clan.  Mas su actitud no fue muy popular con los veteranos y mucho menos con las reinas, ya que  cada vez que llevara tan siquiera agua a alguna de esas guaridas, siempre salía alguna discusión a flote con los habitantes de estas.  El ahumado entonces dejo aquello y se decidió por ayudar con quien tenía una relación “positiva”, la curandera.

Pasaron las lunas  y tanto Agua de Caléndula como Zarpa de Azor formaron una buena amistad,  el ultimo aprendió mucho de la gata y con facilidad pudo ayudarla, era pues él quien se encargaba de esas pequeñas excursiones para ir por plantas, que por cierto disfrutaba de sobremanera, mientras la misma curandera podía darse el tiempo de ejercer su curandería sin la presión de tener que reabastecer su inventario. Nadie vio esto sino cuando de nuevo la estación de la Hoja Caída volvió a sus vidas.

En la helada época, muchos integrantes del Clan del Río vieron que ese gato al que alguna vez pudieron calificar de “traidor” se había convertido en una pieza valiosa para los demás , pues si bien no  ejercía como guerrero trayendo presas y patrullando, era un ávido trabajador, que con tenacidad iba y venía, rebuscando con determinación las hierbas necesarias para la epidemia de tos blanca que había surgido en el clan. Así también no se molestaba en volver a prestar su ayuda de nuevo a los veteranos, reinas y cachorros que demandaban algo de atención cuando la curandera se veía a zarpas llenas.

Justo después de esa terrible época, donde algunos murieron pero bien podrían decir que la mayoría había sobrevivido, fue que Agua de Caléndula miro fijamente a su compañero y amigo, se acerco a este y le informo sobre algo que le cambiaría la vida, algo que ella hubiera querido desde hace tiempo y que por fin el Clan Estelar le había permitido. Un aprendiz de Curandero.

Porto su nuevo rango con orgullo, las cosas cambiaron para el ahumado gato que ya era visto con un poco mas de respeto por los otros. Pudo demostrar su valía y eso era suficiente para él. Bajo la tutela de Agua de Caléndula entendió en forma el próximo legado que portaría, y cuando fue el momento, supo tomarlo bien a pesar de las tristezas.  Grito de Azor recordaría bien ese día como el mas desolado de todos, era ahora Curandero, pero había perdido a alguien tan importante el, al menos la fría nieve que caía sobre su pelaje disimulaba un poco las lagrimas que se desbordaban de sus ojos.



-"No soy producto de mis circunstancias, al contrario, mis circunstancias son producto mío."
Played by:

avatar
Mensajes : 8

Fecha de inscripción : 29/10/2015

Curandero
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ficha de Grito de Azor (Terminada)

Mensaje por Ferretheart el Miér Jun 15, 2016 8:06 pm



Narro || «Pienso» || Hablo #33cccc
avatar
Mensajes : 65

Fecha de inscripción : 27/10/2015

Localización : Narnia

Lider
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.